MITOS Y REALIDADES DE LA FACTURACIÓN ELECTRÓNICA

Pese a las grandes ventajas que ofrece a facturación electrónica, existen aún quienes se rehusan al cambio por miedo a las complicaciones que esto pueda traer. 

Hay quienes ponen resistencia a los cambios tecnológicos basándose en distintos puntos importantes como la seguridad y privacidad de sus datos, la necesidad de capacitar o contratar nuevo personal y la dificultad que podría presentar el cambio. Por esta razón, te enumeramos algunos mitos y realidades de la facturación electrónica con la idea de que conozcas a fondo los beneficios que te puede otorgar.

¿SE PODRÁ MANTENER LA PRIVACIDAD DE LA INFORMACIÓN?

La facturación electrónica mantiene exactamente el mismo esquema de facturación en papel. La variante en este caso es la desmaterialización y digitalización de la información, trasladando este protocolo administrativo y obligatorio de un entorno convencional a otro digital y automatizado. A pesar de ello, los proveedores de facturación electrónica están obligados a ofrecer todas las medidas de seguridad que garanticen a sus clientes la protección total de sus datos. Así mismo, te recomendamos utilizar sistemas de envío, recepción y resguardo de tus documentos que también cuenten con estos sistemas de seguridad. 

¿CAMBIARÁ EL ESQUEMA DE TRABAJO?

Otro mito común cuando se trata de cambiar a la facturación electrónica, gira en torno a la forma en la que las empresas trabajan. Se cree que el esquema de trabajo deberá cambiar drásticamente para ajustar sus procesos a este nuevo sistema, cuando en realidad la forma de trabajar de cada empresa podrá mantener su curso y en su caso, será más ágil y sencilla. La única diferencia es que, una vez hecho el cambio, los contribuyentes deberán trabajar con documentos digitales en lugar de físicos. Esto no sólo les permitirá agilizar sus procesos, sino les ahorrará espacio físico y facilitará el envío y recepción de los mismos.

¿QUÉ PASARÁ CON LOS CONTADORES?

Por otro lado, hay quienes se cuestionan, cuál será el papel que le corresponde al contador de profesión si al automatizar los procesos comerciales en interface con la autoridad tributaria, este sería reemplazado por el nuevo modelo de facturación. En contraposición a este supuesto, la facturación electrónica viene a facilitar el trabajo de un contador y no a sustituirlo; el control documental y la abstracción de datos resultaría más sencillo a partir de archivos digitales que trabajar con una gran cantidad de documentos físicos.

¿AUMENTARÁN LOS COSTOS?

Otra inquietud que se desarrolla en torno a la emisión de comprobantes electrónicos, es el alto costo en la inversión de sistemas para los profesionales independientes, micro y pequeñas empresas. La realidad es que la facturación electrónica ahorrará costos para los contribuyentes no sólo en términos de la emisión de documentos, sino al eliminar los gastos de mensajería y resguardo. Así mismo existen soluciones en el mercado que ofrecen soluciones muy económicas para cada tipo de contribuyentes. 

¿AUMENTARÁ LA EVASIÓN FISCAL?

Por último y no menos importante es aquel mito que afirma que con la llegada de facturación electrónica, se podría acentuar aún más la evasión fiscal. Esto no es cierto. Una de las principales bondades de la automatización de procesos para este departamento radica en el estricto control de la información; es decir en lugar de aumentar la evasión, contribuiría con la disminución de la misma.

FUENTE: gosocket


Imprimir   Correo electrónico