SET no se anima a elevar impuesto que afecta a negocio del Presidente

La Subsecretaría de Estado de Tributación (SET) le priva al Estado de recibir unos US$ 17,5 millones al año,

al no reglamentar la totalidad de la tasa impositiva al tabaco que fue autorizada por el Congreso en diciembre de 2015, a través de la Ley 5538/15. La tasa aumentó del 13% al 16% en el 2016, con la promesa de un incremento gradual para llegar hasta el 20%, que al momento no se concretó y que responde a una voluntad exclusiva del Ejecutivo.

Según datos del Ministerio de Hacienda, con el ajuste de la tasa del impuesto selectivo al consumo (ISC) al tabaco, que pasó del 13% al 16% desde el 2016, las recaudaciones pasaron de US$ 53 millones a US$ 70 millones aproximadamente, esto como fruto de la aplicación de la Ley 5538/15, que modificó la tasa impositiva, estableciendo límites entre el 16% y 20%.

Empero, la disposición del Poder Ejecutivo, Decreto 4694/15, estableció la aplicación “gradual” de la tasa, determinando en primera etapa al 16%. Lo que el decreto se olvidó de detallar es el periodo en que se terminarán de aplicar los ajustes autorizados por el Congreso, dejando la atribución a la Administración Tributaria.

Todo indica que no hay ninguna intención de la SET de aumentar el impuesto que afecta al Presidente de la República, accionista de Tabacalera del Este (Tabesa). Eso, teniendo en cuenta lo que se ha visto en estos dos años de implementación de la nueva tasa (2016 y 2017), más el 2018, en el que tampoco se estima el incremento de este concepto. En tanto que en el legislativo ya se discuten nuevos proyectos para aumentar la contribución impositiva del tabaco, pese a que aún no se terminaron de implementar los ajustes ya autorizados.

La falta de aplicación de estos ajustes le está privando al Estado de recibir unos US$ 17,5 millones anuales adicionales que ayudarían a cubrir necesidades sociales, como por ejemplo en el área de Salud, que podría llevar US$ 7 millones más, Agricultura y Ganadería podría nutrirse con US$ 4,3 millones, además de otras instituciones públicas que reciben beneficio directo del ISC del tabaco.

La Ley 5538/15, además de modificar la tasa, introdujo ajustes en la distribución de los beneficios impositivos; así, el mayor beneficiario actualmente es el Ministerio de Salud, que recibe el 40% de los recursos, unos US$ 28 millones, para el desarrollo de programas de prevención y atención de enfermedades no transmisibles, mientras que el MAG recibe el 25%, unos US$ 17,5 millones, para programas de agricultura familiar, entre otros proyectos.

Cabe señalar también que el presupuesto de Salud para tratamientos médicos derivados del consumo de tabaco en distintas especialidades rondan los US$ 267 millones, absorbiendo en la actualidad el 28% del total del presupuesto de dicha cartera.

Se debe modificar

Consultada sobre el tema, la senadora Blanca Lila Mignarro reconoció que hay una falencia en la Ley 1538/15 en establecer el techo de la forma planteada, ya que está abierta a la discrecionalidad del Poder Ejecutivo, por lo que sugiere la modificación de la citada ley para establecer criterios más claros, de tal modo que no sean motivados por intereses de grupos empresariales. Hoy, el Presidente difícilmente apruebe un aumento, pues afectará directamente a su negocio de Tabesa.

Precisamente, lo que ocurrió es que el Ejecutivo optó por la tasa más baja y no hay un periodo para su implementación total, esto siempre bajo recomendación de la Abogacía del Tesoro del Ministerio de Hacienda, según obra en el dictamen 1097/15.

Otra dificultad, según la legisladora, es la atribución inclusive excesiva que se otorgó al Poder Ejecutivo y a la SET, tras la última adecuación tributaria en el 2004. Este es otro aspecto que se debe modificar, acotó. Al respecto hay un par de proyectos legislativos que fueron incluidos en la agenda parlamentaria para modificar las facultades de Tributación, pero hasta el momento no pudieron ser tratados.

Varios intentos legislativos Por otra parte, la bancada liberal había presentado a comienzo del año un proyecto que establece una tasa única del 30%, para incrementar la recaudación fiscal y a la vez imponer barreras a su consumo masivo por parte de la población, sin embargo, no prosperó. Recientemente, se planteó otro proyecto legislativo “para la transparencia de la cadena de suministros de tabaco y sus productos”.

Fuente: ABCCOLOR

Fecha: 23/10/2017


Imprimir   Correo electrónico