Denuncia a su madre por usurpar su RUC

Tania Grossling, hija de la contadora Julia Riveros, denunció ante el Ministerio Público que su propia madre habilitó su RUC 

(Registro Único del Contribuyente) sin su autorización y llegó a mover más de G. 1.000 millones con facturas también impresas sin su consentimiento.

La mujer, de 23 años, relató que se percató de la situación el 28 de diciembre del año pasado, cuando fue a habilitar su RUC para poder abrir su propia peluquería y descubrió que su cuenta ya había sido abierta en el año 2013, sin que ella lo supiera, y que la responsable era su propia madre.

Encontró movimientos de dinero que ella nunca realizó, compras por las cuales se emitieron facturas a su nombre, que ella nunca imprimió. Contó que su mamá, con su correo electrónico y la dirección de su estudio contable en Ciudad del Este, solicitó la apertura del RUC y dispuso la impresión de facturas en la imprenta ColorGraf por cuenta propia.

Con este RUC, según Grossling, Julia Riveros realizó desde el 2013 hasta el 2015, movimientos de dinero en rubros como venta de todo tipo de partes para vehículos, venta al por menor de materiales de construcción, artículos de ferretería y otros. Llegaron a moverse más de G. 1.000 millones, sobrepasando ampliamente los límites establecidos por la Subsecretaría de Tributación para un registro unipersonal. Con todo ese caudal económico, sin embargo, para el Impuesto a la Renta declararon como patrimonio neto solo G. 10 millones.

La joven presume que su RUC fue empleado por Riveros para blanquear el uso de dinero en la parroquia Espíritu Santo; específicamente simulando compras con el fin de sacar dinero del consejo económico. 

Riveros negó haber habilitado el RUC de su hija y afirmó que la misma Grossling lo hizo. También dijo que ninguna factura emitida con ese RUC fue empleado para justificar gastos de la parroquia.

fuente: ABCCOLOR

fecha: 06/12/17